La historia de La Madriguera

by La Madriguera

Éramos recién graduados. Teníamos un montón de sueños y creíamos que iba a ser fácil cumplirlos (¡jaja!). Éramos dos empresas: una de marketing y otra de renders. En total, éramos cinco personas soñadoras. Cada quién trabajaba en su casa y nos escribíamos por Whatsapp para revisar cosas. Éramos un poco improductivos. No podíamos concentrarnos del todo. Además, no había horarios ni tanta formalidad.

Después nos veíamos en cafés. Sufríamos porque no podíamos conectarnos bien a Internet. Uno de nosotros sufría porque se veía obligado a comprar café todos los días… y era un gasto que no estaba tan padre, apenas y estábamos ganando dinero. A veces nos ganaban la mesa grande y teníamos que amontonarnos en las mesas pequeñas. En fin, todo lo horrible que podía suceder, sucedía.

No era posible seguir así. Necesitábamos un lugar para trabajar en forma. Después de investigar y de buscar, encontramos una oficina en el centro de Puebla. Era una casona renovada. Techos altos, pisos de pasta. Un lugar grande en donde moríamos de frío en invierno. Teníamos ventanas grandes que dejaban pasar mucha luz y todo el ruido del tráfico.

La ahora llamada “Oficina del centro”

Dar el paso para rentar una oficina fue difícil. Tuvimos que firmar contrato por un año. No sabíamos si nuestras empresas iban a funcionar pero ahora tenían que hacerlo, ya nos habíamos comprometido. Hubo muchos meses en los que no ganamos casi nada porque usábamos ese dinero para pagar los gastos de tener una oficina. Ahora, en retrospectiva, sabemos que fue un gasto que pudimos habernos ahorrado. Pero, ¿quién se iba a imaginar?

Tiempo después, otra empresa llegó a trabajar a nuestra oficina. Estuvo cool porque compartimos aún más los gastos, así que de pagar entre dos, empezamos a pagar todo entre tres. Pasó el tiempo y a todos se nos empezó a complicar ir hasta el centro a trabajar (todos vivíamos en Cholula, excepto Mag, perdón Mag). Así que empezó una nueva búsqueda. Necesitábamos un lugar en Cholula. Tuvimos mucha suerte porque el segundo lugar que vimos fue en el que nos quedamos. La mudanza fue el fin de una era.

Todo cabe en una caja sabiéndolo acomodar… y tirando todo lo demás a la basura.

Encontramos el lugar. Nos mudamos. Los cambios siempre son buenos. Además, cambiarnos a Cholula fue una delicia. Nos olvidamos del tráfico y de los cierres de calles. La comida, deliciosa. A todos nos quedaba mucho más cerca (excepto a Mag, perdón Mag). Con ese nuevo lugar, vinieron nuevas ideas. Se nos ocurrió abrir un espacio de coworking. De por sí, era algo que ya hacíamos… más o menos.

Tomamos la decisión mientras desayunábamos cosas deliciosas.

Se nos ocurrió tener un espacio en donde solucionáramos ese problema de dónde f*cking trabajar en forma, donde solucionáramos el problema de tener un lugar decente para recibir a clientes, donde pudieras pagar por el tiempo que fueras a usar el espacio. O sea, abrir un espacio que solucionara los problemas que nosotros tuvimos al empezar nuestras propias empresas.

El librero antes de ser librero y la pared pizarrón antes de ser pared pizarrón.

Y lo hicimos. Y aquí está.

Este mes cumplimos dos años de haber abierto este espacio. Han sido dos años, lo repetiremos hasta el cansancio, de muuuuuuuuchas cosas aprendidas. Hemos conocido a un montón de personas talentosas e interesantes. Hemos estado a punto de morir pero hemos sobrevivido. Hemos ayudado a otros y otros nos han ayudado, hemos aprendido de otros, hemos hecho muchas cosas. Y falta más, esperamos.

Y esa es la historia de por qué existe La Madriguera. La Madriguera es el espacio que nos hubiera gustado tener hace unos años. No podemos regresar el tiempo, pero podemos ayudar a los demás.

5 Comments
  1. Azul marzo 14, 2018 at 7:55 pm - Reply

    Me encanta todo lo que han logrado y como se han ido levantando al rededor de tantas caidas. Yo vivo en Puebla y he querido ir a conocerlos. Me encantaria

    • La Madriguera marzo 15, 2018 at 11:06 am - Reply

      ¡Ven a visitarnos pronto, te esperamos!

  2. christian marzo 15, 2018 at 2:31 pm - Reply

    hermoso lugar con personas muy interesantes y amigables extraño al conejo!!!

    • La Madriguera marzo 20, 2018 at 12:01 pm - Reply

      ¡Gracias, nosotros también lo extrañamos jaja!

  3. […] obvi, pueden leer aquí. casi siempre nos preguntan cómo sucedió y ahí lo explico […]

Leave a Comment

Your email address will not be published.